Competencias de los docentes

Definición de competencia:

Tradicionalmente la competencia se ha entendido como el conjunto de los conocimientos, cualidades, capacidades y aptitudes que permiten discutir, consultar y decidir sobre lo que concierne al trabajo. Supone conocimientos razonados, ya que se considera que no hay competencia completa si los conocimientos teóricos no son acompañados por las cualidades y la capacidad que permita ejecutar las decisiones que dicha competencia sugiere. Son entonces un conjunto de propiedades en permanente modificación que deben ser sometidas a la prueba de la resolución de problemas concretos en situaciones de trabajo que entrañan ciertos márgenes de incertidumbre y complejidad técnica, lo que implica que la competencia no proviene de la aprobación de un currículo escolar formal, sino de un ejercicio de aplicación de conocimientos en circunstancias críticas.

Características de las competencias:

      Carácter teórico- práctico. Es decir toda competencia requiere de saberes técnicos y académicos, pero relacionados con un puesto de trabajo, a un contexto determinado. Estos conocimientos adquieren sentido cuando se relacionan con problemas y tareas, que llevan a movilizar y clasificar los recursos cognitivos.

      Carácter aplicativo. La competencia es aplicable, transferible, el saber movilizar los conocimientos que se poseen en las diferentes situaciones de la práctica.

Para saber actuar es necesario movilizar los recursos necesarios (conocimientos, capacidades…), saber combinarlos y saber trasferirlos, todo ello en situaciones complejas y con una finalidad.

      Carácter contextualizado. Se refiere a un saber- hacer flexible que se lleva acabo en contextos diversos, incluyendo situaciones distintas de aquéllas que se aprendieron.

      Carácter reconstructivo. La competencia no se adquiere en una etapa de formación inicial y se aplican sin más, sino que se crean y se recrean continuamente en la práctica profesional.

      Carácter combinatorio. Los conocimientos, los procedimientos, las actitudes y las capacidades personales deben de complementarse todas ellas.

      Carácter interactivo. La adquisición y el desarrollo de competencias no pueden entenderse individualmente, sino en interacción con los demás y con el contexto.

La clasificación de Scriven (1998) me parece la más adecuada para hacer un resumen de las competencias docentes, en algunas he añadido algunos aspectos que me parecen que eran necesarios:

Conocimiento de la responsabilidad de la enseñanza

 

Los profesores debemos ser concientes de nuestras funciones, responsabilidades y competencias en la escuela.

Tener unos conocimientos del campo concreto de competencia, de otras materias presentes en el currículo, del centro y su contexto, de las responsabilidades docentes.

También es importante el conocimiento de las variables que nos podemos encontrar en el proceso de enseñanza-aprendizaje y de que éstas no siempre son las mismas.

Formación académica y científica.

Preparación pedagógica.

Planificación y organización de la enseñanza

 

No basta con tener unos conocimientos citados en el apartado anterior, sino que debemos saber llevarlos a la práctica, es decir saber cómo aplicarlos y conseguir una finalidad. Consiste en saber aplicarlos en diferentes situaciones, teniendo en cuenta el contexto y las variables.

Es importante tener una estructuración y organización del trabajo, tanto para el día a día del propio profesor como en el caso de que se necesitase un profesor sustituto. Esto es importante para el desarrollo del curso.

Tener en cuenta los recursos de los que se disponen, tanto dentro como fuera de la escuela.

El apoyo al alumnado con necesidades especiales, así como las adaptaciones curriculares necesarias.

La realización de tareas con sentido e importantes para el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Comunicación

 

Los docentes deben poseer habilidades de comunicación generales, ya que son importantes para la implicación de los padres en la educación de sus hijos, eficacia de la comunicación del contenido del curso a todo el alumnado, dominio de la tecnología educativa, gestión del aula, desarrollo del curso y evaluación del curso.

En el proceso de comunicación también debemos tener en cuenta los aspectos no verbales, así como la postura a la hora de hablar o los gestos que hagamos pueden complementar en mensaje que queremos mandar, o por el contrario puede mostrar algo diferente. Por ejemplo si queremos hablar con un alumno que pensamos que puede tener en casa, le estamos diciendo qué si se encuentra bien, qué si últimamente tiene algún problema y por eso no está atento es clase…pero sin embargo nosotros permanecemos sentados en la silla detrás de la mesa. Son dos mensajes, verbal y no verbal, que se contradicen y hace que lo que se diga pierda credibilidad.

“Es importante ya que la enseñanza es, en esencia, un acto comunicativo.”

Organización de la clase

En este apartado hay que tener en cuenta la relación entre profesor-alumnos, la supervisión eficaz de los ayudantes del aula, mantenimiento de la disciplina en clase, asistencia individual al alumnado y la gestión para evitar emergencias y para cuando sea necesario enfrentarse a ellas.

La organización externa (aspecto del aula) es importante, debe estar organizada para que cuando queramos buscar algo lo encontremos fácilmente. También debemos tener recursos, como una pequeña biblioteca en una esquina de la clase, murales con los trabajos de los alumnos, tener el material organizado (material ofrecido por el profesor y alumnos para realizar diversas actividades con significado), la organización de sillas y mesas no debe dar importancia y autoridad al profesor… Todos estos son aspectos que hacen que los niños se sientan más seguros y motivados a la hora de aprender.

No cabe duda que la organización del aula es un aspecto fundamental que todo maestro debe de tener en cuenta. En esta se deben tener en cuenta los espacios, el agrupamiento de nuestros alumnos, el mobiliario, la ubicación de la pizarra, la distribución de las mesas…

La organización interna hace referencia a unas normas que deben ser aceptadas y flexibles ante cualquier cambio que sea necesario.

 Eficacia en la instrucción

Motivación para aprender de los alumnos y alumnas, supervisar y facilitar el aprendizaje del alumnado, causar efectos positivos sobre el aprendizaje de todos los alumnos.

En este apartado añade energía física y emocional para soportar las tensiones de la enseñanza. El autor sólo hace referencia al profesor, pero en este apartado también incluiría a los alumnos, ya que ellos también soportan tensiones.

Evaluación

 

La autoevaluación de nuestro propio trabajo docente como vía para la mejora.

En este apartado hay que tener en cuenta el diagnóstico y respuesta a las necesidades del alumnado. Evaluación y mejora del curso, enseñanza, materiales, currículo…

Evaluación y mejora de las actividades en el aula, evaluación del progreso de los alumnos.

Obtención y utilización de la retroalimentación del alumnado en la enseñanza.

La importancia de la evaluación cualitativa.

En este apartado el autor da importancia a los exámenes, en mi opinión no son tan importantes, ya que crean en el alumno una mala costumbre, aprender de memoria. Los exámenes deberían estar enfocados a preguntas en las que se tenga que razonar y reflexionar, y no aquéllos que consisten en escribir de memorieta un tema.

La comunicación de la forma de evaluar tanto al director del centro, como a los alumnos y a su familia.

Profesionalidad

El profesor debe tener una conducta ética en comportamiento personal y profesional.

Promoción y modelado de tratamiento equitativo a los alumnos, compañeros y padres.

Actitud y actuación profesional.

Conocimientos y actividades de formación profesional, así como la cooperación con el resto del personal del centro. Servicio a la profesión, esto viene a decir lo siguiente: conocimientos sobre educación, ayudándose entre compañeros y sobre todo principiantes, investigando en educación y trabajando para organizaciones profesionales.

Capacidad de usar significativamente las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

La capacidad de trabajar en equipo.

Habilidades interpersonales para la resolución de conflictos.

A todas estas añadiría que el profesor debe mostrar cercanía emocional hacia los alumnos y su familia. Mostrar que se preocupación e interés para crear un ambiente en el que alumno-familia y maestro no parezcan enemigos ni extraños.

También cercanía emocional hacia el personal del centro.

 

Otros servicios individualizados al centro y a su comunidad

 

Organización del terreno de juegos y disciplina.

Conformidad con las normas y reglamentos escolares.

Planificación de excursiones interesantes y con un valor educativo.

Existe en los docentes una falta de competencias profesionales, para que se den una serie de competencias es necesaria la reflexión.

Existe una visión más amplia y restringida de la competencia, antes las competencias eran simplemente motivar, programar, evaluar, etc. Antes los autores para estudiar las competencias se fijaban en las conductas externas, para buscar resultados (objetivos), es decir las conductas externas causan resultados. Si era necesario se modifica la conducta del alumno, a través de la conducta del profesor y de la microenseñanza.

En cambio una visión más amplia, el profesor competente tiene que orientar el aprendizaje del alumno, para ello le hacen falta unos conocimientos sobre el alumno. No se buscan conductas para causar resultados, sino conocimientos interrelacionados para hacer frente a los problemas reales en el aula.

Es diferente un profesional técnico (aquél que busca resultados) a un profesional competente (aquel que utiliza recursos para resolver los problemas que le surjan).

En el desarrollo de las competencias es muy importante la práctica, ya que las habilidades que conducen a las competencias pueden aprenderse o mejorarse. De una manera rápida podríamos decir que las competencias son un conocimiento práctico, siempre que esa práctica este contrastada y contextualizada.

Ese conocimiento práctico servirá para resolver problemas prácticos. Para ello hay que tener experiencias y saber movilizar esos conocimientos y habilidades para poder resolver problemas diferentes.

Las competencias no son estáticas, sino dinámicas, es decir la práctica y las experiencias se van movilizando/modificando para así conseguir una mayor profesionalidad.

Los alumnos también deben ser competentes, aprender a aprender.

El profesor debe facilitar el aprendizaje al alumno, reconstruyendo o relacionando su conocimiento previo con el nuevo (aprendizaje significativo). La competencia básica de los profesores es que enseñe a aprender, pero previamente el habrá tenido que aprender a enseñar.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: